Conecte con nosotros

Destinos

Lago de Pátzcuaro, Michoacán

Publicado

en

Hablar del lago de Pátzcuaro es evocar uno de los sitios más hermosos del México de ayer y hoy. Para quienes ya disfrutamos de la llamada tercera edad, constituye revivir un cúmulo de anécdotas que ahí se suscitaron y que dejaron una profunda huella en aquel México -entonces bastante desconocido- que lamentablemente no les tocó vivir a las nuevas generaciones.

Viajar en la actualidad a la región lacustre del estado de Michoacán no representa mayores complicaciones, pues existen autopistas, diversas líneas de autobuses con buen servicio, vuelos que llegan a la ciudad de Morelia, etcétera; eso significa que se puede efectuar un recorrido cómodo y rápido.

Pero hace más de 50 años trasladarse a Pátzcuaro era toda una odisea que quedaba plenamente justificada por la belleza, tanto del lugar como del paisaje, que con el correr del tiempo no sólo se ha conservado, sino que en muchos aspectos se encuentra incrementada.

Pocas personas saben que Janitzio no es la única isla dentro del famoso lago de Pátzcuaro, pues comparte su encanto y atractivo con otras ocho. Siete de ellas están pobladas y en algunos casos compiten ventajosamente con el “lugar donde se empezó a poblar“, traducción al castellano del nombre purépecha de dicha isla.

Las islas Tecuena y Tecuanita forman un conjunto; Yunuen y Pacanda, ambas extraordinarias, constituyen otro; las tres islas Urandenes, cuyo nombre proviene del vocablo urani que significa “batea”, son un grupo más; y por último se encuentran Jarácuaro y Copujo.

En cada una de ellas hay escuela primaria, mientras que la secundaria sólo puede estudiarse en Janitzio en consecuencia, los jóvenes deben trasladarse todos los días en las tradicionales canoas de remos, que manejan con gran destreza, para completar su instrucción básica. ¡Es todo un espectáculo ver la cantidad de chamacos surcando el lago para asistir a la escuela!

De todas las islas, Yunuen merece especial mención, ya que con el apoyo del gobierno estatal y el esfuerzo ejemplar de sus moradores se ha desarrollado un centro vacacional de muy alto nivel. Cuenta con una sala de convenciones con modernos equipos electrónicos, salón de juegos de mesa, dos comedores -uno al aire libre- atendidos con tal esmero que pueden servir de ejemplo de lo que quiere decir “conquistar al turismo”.

Alrededor de este conjunto se encuentran unas comodísimas cabañas rodeadas de árboles y jardines. Todo este desarrollo turístico es atendido y administrado por los isleños, quienes hacen su mejor esfuerzo para que la estancia de los visitantes sea grata y confortable. Y en verdad ¡lo logran!

Los trabajos comenzaron con un programa intensivo de reforestación y el desasolve de lo que parece ser un ajalapaxco, esto es, un cráter lleno de agua que bien podría convertirse en una magnífica alberca natural.

La transportación turística por el lago está cubierta por 150 lanchas de motor aproximadamente, cuyos tripulantes pueden conducirnos a cualquiera de los extraordinarios canales que lo rodean. Éstos suelen ser los sitios ideales para que los lugareños pesquen, a la manera tradicional, con sus famosas redes en forma de alas de mariposa.

La conservación y “salud” del lago están al cuidado de tres gigantescas dragas cosechadoras que tienen un excelente equipo de trituración y un enorme almacenador para el acarreo de basura. Trabajan constantemente, pero si se presenta alguna emergencia durante el periodo crítico de crecientes, su número se duplica para operar en forma ininterrumpida las 24 horas del día.

Tuvimos la oportunidad de visitar las islas y los canales, siempre rodeados de garzas y gaviotas que revoloteaban por encima de nuestra embarcación y pudimos constatar que la feroz plaga de lirio acuático, que hasta hace pocos años amenazaba con causar daños irreversibles, ha desaparecido casi en su totalidad.

Preguntamos a varias personas de diferentes lugares su opinión sobre este asunto y la respuesta fue coincidente: esto es el resultado del esfuerzo colectivo de los lugareños apoyado ampliamente por instancias del gobierno estatal y que en conjunto han podido crear una conciencia ecológica, lo que ha salvado y preservado el lago de Pátzcuaro, sus canales y sus bellísimas nueve islas.

Pero volvamos atrás y recordemos un poco sobre la isla de Janitzio de antes. El cine nacional se encontraba en su época de oro, y las películas hoy conocidas como clásicas mantenían entonces esa insuperada calidad que las hizo famosas en cada rodaje. Por ejemplo, Redes, filmada con esfuerzos titánicos, dejó constancia de aquellos tiempos en los que Janitzio, entre otras carencias, no contaba con luz eléctrica.

Durante la filmación, los moradores se quedaron boquiabiertos cuando acuatizó un flamante hidroplano que transportaba un refrigerador de gas butano, enviado como regalo a María Félix, para que la célebre actriz pudiera disfrutar de refrescos fríos en cualquier momento.

Por su parte, Agustín Lara, el “músico poeta”, dejó en su variadísimo repertorio una melodía que por años era pieza obligada en las serenatas al pie de un balcón. El músico la compuso en una casa que se encontraba en la cumbre de una pequeña loma situada a orillas del antiguo embarcadero de San Pedrito. En efecto, su inolvidable canción Janitzio fue interpretada por las más famosas voces mexicanas, pero quizá fueron Elvira Ríos y Amparo Montes quienes con su personal estilo contribuyeron notablemente a su difusión.

Son las redes de plata un encaje tan sutil, mariposas que duermen en la noche de zafir, como brilla la luna sobre el lago de cristal, así brillan tus ojos cuando acaban de llorar.

…si no tienes clemencia para esta esclavitud, que las aguas se lleven mi llanto y mi dolor, que recoja Janitzio el perfume de mi amor…

Los tiempos cambiaron y con ellos los ritmos y el gusto por la música, sin embargo, es una pena que hoy ni por equivocación se le escuche precisamente en Pátzcuaro y Janitzio, que fueron los sitios donde tuvo su origen, y los que gracias a esa canción despertaron el interés del turismo de aquella época. Pensamos que los jóvenes de esa región debieran rescatarla como parte de un patrimonio cultural que les pertenece.

ISLAS DE PÁTZCUARO

Aquí seis de las nueve islas que se encuentran en el lago de Pátzcuaro:

Isla de Janitzio
Janitzio significa “cabello de elote”. Esta isla se encuentra situada al sur del lago, frente a la ciudad de Pátzcuaro. Es la más conocida de toda el área lacustre. Su historia data de la época prehispánica. Cuenta una leyenda que los reyes purépechas guardaron aquí sus tesoros de oro y plata.

Entre sus múltiples atractivos podemos citar la estatua de don José María Morelos; desde su parte más alta, se puede admirar una espléndida vista.

En Janitzio podrás disfrutar del sabor incomparable del pescado blanco, especialidad culinaria de la región.

Isla Jarácuaro
Jarácuaro significa “lugar donde se adora al dios Xaracua”. Cercana a la ribera oeste del lago, está unida a tierra firme mediante un puente que permite el acceso en vehículo. Sus pobladores conservan el idioma y las costumbres purépechas.

Isla Pacanda
Pacanda significa “empujas algo en el agua”. Al centro del lago, esta isla de forma circular es la segunda en tamaño después de Janitzio. En su interior encontramos una laguna de singular belleza, donde abunda la carpa y el pato, componentes importantes de su deliciosa gastronomía. Sus habitantes se dedican a la agricultura aprovechando la topografía plana de la isla.

Isla Tecuena
La isla más pequeña en el lago, y su nombre significa”miel buena”. Al norte de Janitzio, la Tecuena es un sugestivo lugar que invita al descanso y la reflexión.

Islas Urandenes
Tres islas situadas al sur del lago rodeadas por canales de gran belleza. Urandenes significa “batea”. Aquí encontramos las principales reservas del pez blanco de la zona. Sus habitantes son diestros en la pesca con redes de mariposa.

Isla Yunuen
Yunuen significa “media luna”. Sus principales atractivos son su vegetación siempre verde y su arquitectura, por lo típico de sus construcciones. La parte suroeste de la isla es el lugar favorito de las garzas y otras aves que ahí anidan. Su embarcadero, junto al antiguo faro, está rodeado de árboles frutales.

 

– Vía: México Desconocido

Destinos

6 playas paradisíacas ideales para acampar

Publicado

en

Por

MARUATA – MICHOACÁN

Las casas de campaña son el principal alojamiento en esta playa, la más conocida de la costa de Michoacán. Aquí algunas familias rentan espacios bajo las palapas, a lo largo de la playa, para que los viajeros puedan acampar, además ofrecen comida y servicio de baño.

Esta playa es el paraíso perfecto para acampar, alejarte del estrés y los problemas, y entrar en contacto con la naturaleza, pues está rodeada de vegetación tropical y rocas blancas que soportan los golpes de las olas.

La comida la encontrarás en las palapas, donde las señoras cocinan los platillos tradicionales mexicanos, pescado y camarones al gusto, y además, sobre pedido, se puede comer langosta. También es posible encargar a los pescadores y cocinar sobre las brasas.

LA TICLA – MICHOACÁN

Esta es la segunda playa más popular de la costa de Michoacán. Aquí, en el poblado de El Duín es como llegas, por medio de un camino, hasta esta paraíso playero con grandes olas, por lo que es uno de los destinos favoritos de los surfers.

En esta playa de arena dorada encontrarás palapas para que puedas acampar cómodamente, así como instalaciones para casas móviles con electricidad y agua. También puedes acampar cerca del río Ostula, que se encuentra a pocos minutos de la plata. En este lugar puedes practicar vueltos en parapente y ala delta, además hay áreas para que instales tu casa de campaña y hamaqueros.

En los alrededores tienes la opción de disfrutar de un delicioso festín de mariscos; algunos restaurantes ofrecen los típicos aguachile y camaronillas.

CACALUTA – OAXACA

Sí, esta es la playa donde se filmó una de las escenas más famosas de la película mexicana “Y tu mamá también”. Para llegar a ella hay que caminar, aunque también puedes hacerlo en cuatrimoto o bicicleta. Después de atravesar la selva baja del Parque Nacional Huatulco –o por vía marítima desde Bahía de Santa Cruz- llegarás a este edén de aguas profundas y olas fuertes con una hermosa bahía en forma de corazón.

Esta es una playa perfecta si lo que quieres es alejarte de la gente y el bullicio. Tan tranquilo es este lugar que no hay hoteles, pero el parque sí otorga permisos para que puedas acampar y pases unos días relajado.

PLAYA ERÉNDIRA – BAJA CALIFORNIA

En las costas de Baja California Norte puedes encontrar lugares increíbles, uno de ellos es Playa Eréndira, una playa con pozas en las que puedes nadar sin peligro y relajarte apaciblemente. Acampar en este lugar es una gran idea, ya que por la noche puedes admirar su hermoso cielo estrellado, que puedes observar con claridad. Eso sí, si piensas acampar aquí, deberás ir bien preparado con todo lo necesario (agua, alimentos, etc.), pues como muchas playas de la zona, no cuenta con los servicios necesarios.

Los amantes de la naturaleza quedarán encantados con este lugar, pues desde aquí se pueden admirar a las ballenas, lobos marinos, pelícanos y gaviotas.

YELAPA – JALISCO

Para venir, la mejor temporada es entre septiembre y febrero, cuando la humedad decrece. Además, a partir de diciembre se disfruta del espectáculo que ofrecen las ballenas jorobadas, cantando y saltando en la bahía. Yelapa es perfecta para acampar, caminar, explorar río arriba, internarse en la selva, visitar las cascadas, o pasear en lancha para “descubrir” playas solitarias.

Además del mar, Yelapa tiene dos ríos, el Tuito y el Yelapa, cuyos declives pronunciados permiten aprovechar sus torrentes gracias a la fuerza de gravedad. La Cascada Yelapa, con más de 30 metros de altura, se localiza a casi 15 minutos de caminata desde la costa.

A orillas del mar se encuentra una docena de palapas donde se ofrecen pescados y mariscos.

MICHIGAN – GUERRERO

A dos horas de Acapulco (aproximadamente 120 kilómetros), cerca del pueblo de Tecpan de Galeana, se localiza esta playa, muy popular sobre todo por viajeros. Para llegar a esta playa de arena dorada, tienes que atravesar una laguna, y una vez que llegas es cuando te das cuenta que estás en un verdadero paraíso.

En lugar, también conocido como “playa de los pájaros”, puedes acampar en algunas de las palapas que hay en la costa y en donde también puedes comer delicioso y ofrecen servicio de baño.

Por la noche, disfruta de un paisaje incomparable viendo las estrellas mientras compartes con tus amigos de una fogata en la playa.

Seguir Leyendo

Destinos

Descubre la riqueza de Tulum

Publicado

en

Por

Tulum es un Pueblo Mágico y una zona arqueológica única en el mundo.

El antiguo puerto amurallado de Tulum, que funcionaba desde hace unos mil quinientos años, es hoy un parque nacional protegido.

Inunda tus sentidos con la mezcla de la arquitectura maya, el aroma a mar del Caribe y el verde de la hierba que rodea tus pies mientras subes al castillo y disfruta de una vista panorámica que te permite identificar cualquier embarcación que se acerque a la costa.

VISITA EL TEMPLO DE LOS FRESCOS

Contén el aire entre los muros internos decorados con pinturas en tonos grises y azules que siguieron recibiendo las ofrendas de los pueblos vecinos que llegaban a agradar a los dioses del mar hasta principios del siglo XX.

 

-Vía: Visit México

Seguir Leyendo

Destinos

El Santuario de Atotonilco

Publicado

en

Por

El Santuario de Atotonilco ubicado a 14 km. de San Miguel de Allende es una verdadera joya arquitectónica del Estado de Guanajuato, nombrado  “Patrimonio de la Humanidad” por parte de la UNESCO el 8 de julio de 2008.

Lugar de donde el cura Hidalgo tomará el estandarte de la Virgen de Guadalupe que serviría como bandera de los Insurgentes el 16 de septiembre de 1810, por lo que recibiría el nombre de “El Santuario de la Patria”, y espacio que fuera testigo también del matrimonio de Ignacio Allende con María de la Luz Agustina y Fuentes.

Su construcción se inició a mediados del siglo XVIII a petición del Padre Luis Felipe Neri, quien inspirado en  Jesús de Nazareno, realizó una obra a semejanza del Santo Sepulcro ubicado en Jerusalén.

El Santuario de Jesús Nazareno que también fungió como casa de Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, recibe cuatro o cinco veces al año retiros o ejercicios espirituales de ocho días, lo cual se ha convertido en toda una tradición.

Su conjunto arquitectónico consta de la nave principal, sacristía, 6 camarines y 7 capillas anexas: El Calvario, Santo Sepulcro, Loreto, Santo Cenáculo, Purísima, Belén y Rosario.

El exterior de la iglesia semeja una fortaleza por sus grandes muros; pero lo impresionante está al ingresar, pues obtendrás una fascinante vista de la nave principal y todas las paredes decoradas con pinturas murales que representan pasajes y personajes religiosos, muchos de ellos referentes a la Pasión de Cristo, realizadas en su mayoría por Miguel Antonio Martínez de Pocasangre durante 30 años y otras tantas por José María Barajas.

En la Sacristía encontrarás también dos pinturas al óleo que ilustran y comparan las similitudes entre los paisajes de San Miguel de Allende y Jerusalén. Dicha pintura es considerada como uno de los registros históricos más antiguos de la traza urbana de la Villa de San Miguel el Grande.

Todo esto ha hecho que muchos la consideren la “Capilla Sixtina de América” o la “Capilla Sixtina de México”; sin embargo, nombrarlas así restaría el mérito de la obra mexicana.

El Santuario de Jesús Nazareno se encuentra en Atotonilco, en el municipio de San Miguel de Allende, Guanajuato.

 

-Vía: Revista Aventurero

Seguir Leyendo

Tendencia